Menú Cerrar

Compartimentación de zonas de incendio en locales industriales: normativa y requisitos de seguridad en la Provincia de Buenos Aires

Muros Cortafuego Tecnifire

La compartimentación de zonas de incendio en locales industriales es un requisito importante para garantizar la seguridad de los trabajadores y la protección de los bienes materiales. En la provincia de Buenos Aires, la normativa aplicable es la Ley N° 119 de Seguridad Contra Incendios y Emergencias de la Provincia de Buenos Aires, que establece las medidas de prevención y protección contra incendios en los edificios e instalaciones de la provincia.

En lo que se refiere a la compartimentación de zonas de incendio, la Ley N° 119 establece que los edificios e instalaciones deben estar divididos en sectores o zonas de incendio, separadas entre sí por elementos resistentes al fuego, tales como mamparas, paredes, pisos, techos y portones cortafuego, entre otros. En particular, la normativa establece que los portones cortafuego deben cumplir con las siguientes características:

Deben ser resistentes al fuego, con una capacidad de aislamiento y protección determinada por su clasificación según normas técnicas.
Deben cerrar automáticamente en caso de incendio, mediante un sistema de accionamiento automático o manual que garantice su cierre total y efectivo.
Deben estar dotados de elementos de fijación y cierre que aseguren su hermeticidad y resistencia al fuego, evitando la propagación de humo y gases tóxicos.
Deben ser instalados y mantenidos de acuerdo a las normas técnicas y las instrucciones del fabricante.
Además, la Ley N° 119 establece que la compartimentación de zonas de incendio debe ser complementada con un sistema de detección y alarma temprana de incendios, así como con un plan de evacuación y protección civil para los ocupantes del edificio o instalación.

En resumen, la normativa de la provincia de Buenos Aires exige la compartimentación de zonas de incendio en locales industriales mediante la instalación de elementos resistentes al fuego, tales como portones cortafuego, que deben cumplir con características técnicas específicas para garantizar su eficacia en caso de incendio.