Menú Cerrar

Análisis del Anexo VII, CAPITULO 18, de la Ley Nº 19.587 (Protección contra incendios)

El Anexo VII del Capítulo 18 de la Ley Nº 19.587 se refiere a la protección contra incendios en los edificios y establecimientos en Argentina. El objetivo de este anexo es establecer las normas y requisitos técnicos mínimos para prevenir y controlar los incendios, así como para proteger a las personas y los bienes.

El anexo se divide en tres partes principales: la primera se refiere a los requisitos generales de protección contra incendios, la segunda a los requisitos específicos para edificios de uso público, y la tercera a los requisitos específicos para establecimientos industriales y comerciales.

En la primera parte, se establecen las normas generales para la prevención y el control de incendios, como la obligatoriedad de disponer de medios adecuados para la extinción de incendios, la prohibición de almacenar materiales inflamables en lugares inadecuados, y la obligación de contar con un plan de evacuación y un sistema de alarma.

En la segunda parte, se establecen los requisitos específicos para los edificios de uso público, como teatros, cines, hospitales, hoteles y otros similares. Estos requisitos incluyen la obligatoriedad de contar con salidas de emergencia, escaleras protegidas, sistemas de iluminación de emergencia y señalización adecuada.

En la tercera parte, se establecen los requisitos específicos para los establecimientos industriales y comerciales, como fábricas, almacenes y depósitos. Estos requisitos incluyen la obligatoriedad de contar con sistemas de ventilación adecuados, sistemas de detección y alarma de incendios, sistemas de protección contra incendios en áreas de almacenamiento y la obligatoriedad de contar con planes de emergencia y capacitación para el personal.

En resumen, el Anexo VII del Capítulo 18 de la Ley Nº 19.587 establece los requisitos técnicos mínimos para la protección contra incendios en los edificios y establecimientos en Argentina, con el objetivo de prevenir y controlar los incendios, proteger a las personas y los bienes, y garantizar la seguridad pública. Es importante que los propietarios y responsables de estos edificios y establecimientos cumplan con estos requisitos para asegurar la seguridad de todos los ocupantes y visitantes.